¡¡¡No compres un ordenador nuevo!!!. Instala un SSD en tu portátil/sobremesa y sorpréndete con la mejora