Las pulseras cuantificadoras, o de actividad, se han convertido en todo un fenómeno en estos últimos