Aprovecha tus tarjetas de memoria en desuso, y los puertos USB 3.0 de tu ordenador.